2018 - XIII Jornada de la Escuela - Sem. ESCUELA
2016 - XII Jornada de la Escuela - Sem. ESCUELA
2015 - XI Jornada de la Escuela - Sem. ESCUELA
2014 - X Jornada de la Escuela - Sem. ESCUELA
2013 - IX Jornada de la Escuela - Esp. FORO
2012 - VIII Jornada de la Escuela - Esp. FORO
2011 - VII Jornada de la Escuela - Esp. FORO
2010 - VI Jornada de la Escuela - Esp. FORO
2009 - V Jornada de la Escuela - Esp. FORO
2008 - IV Jornada de la Escuela - Esp. FORO

2018 - XIII Jornada Escuela de Psicoanálisis
de los Foros Campo Lacaniano / España F9 (IF-EPFCL)

El despertar de la angustia

XI Jornada EPFCL-F8 Valencia

llamado a ponencias
enviar propuestas antes del día 10 de Enero 2018
al siguiente correo: blancasanchez@telecable.es

INFO Alojamiento (PDF)

INFO Restaurantes (PDF)


TARRAGONA, 3 DE MARZO DE 2018
en El Seminari, Carrer de Sant Pau 4

Preludio 2 >>>
Preludio 1 >>>
Presentación >>>

Preludio 2 (descargar PDF)

El despertar de la Angustia

¿Dónde ubicar el despertar de la angustia en la constitución del sujeto?

En el capítulo XXIV del Seminario de “La angustia”, Lacan se refiere al objeto cesible. Este objeto no es el mismo objeto que cae como resto en la constitución del parlêtre. El objeto caído es aquel que se produce como efecto de la inmersión del lenguaje y tiene un efecto sobre el organismo viviente y sobre el Otro. El primero se transformará en sujeto y el Otro, en Otro barrado. Esta separación, según lo que plantea Lacan en este seminario, se produce a nivel de lo real. Este objeto no tiene imagen, ni nombre.

El objeto cesible es otra cosa. Es efecto de una operación del lenguaje que pasa entre el sujeto y el Otro. Lacan utiliza la misma letra, pero hay diferencia entre este objeto caído como resto de la operación de constitución del sujeto y este objeto cesible que se manifiesta a nivel de los fenómenos. El objeto a podrá presentarse como oral, anal, mirada o voz. La cesión es un momento constitutivo del objeto propio de cada uno. El sujeto es representado por este objeto.

¿Qué relación entre este objeto cesible y la angustia? La angustia precede al objeto cesible y está entre el sujeto y el Otro barrado. El objeto cesible viene a posteriori, es plural y responde a la angustia. Ante la pregunta por el deseo del Otro, el sujeto suelta un trozo, como la lagartija que suelta una parte de su de cola. Esta cesión tiene una función de separación.

¿Qué pasa con la angustia en los hombres y en las mujeres? Encontramos diferencias, de eso tenemos evidencia en nuestra práctica analítica.

En el encuentro sexual es el órgano fálico el que está en el lugar de objeto. Lacan habla de tumescencia y detumescencia del órgano. En el acto sexual hay una cesión del órgano, similar a la cesión de los objetos pulsionales.

Mientras el hombre se angustia por estar a la altura, porque su órgano responda, sabiendo que hay algo que se le escapa, una mujer se angustia porque no tiene un trozo que soltar, es ella misma la que está en el lugar de objeto. La dificultad para hacer semblante de objeto, la posibilidad de quedar como puro objeto para un hombre resulta amenazante y despierta la angustia.

Lacan nos habla de la garantía real que el analista debe ofrecer para que el trabajo del análisis pueda llevar las cosas más allá del límite de la angustia.

Estos y otros temas serán abordados en nuestra próximas Jornadas de Escuela que se desarrollarán en Tarragona el día 3 de Marzo del 2018.

Bibliografía:
Lacan, J. Seminario X: La Angustia. 1ª ed. Buenos Aires. Paidós. 2006.
Soler, C. Séminaire de lectura de texte Année 2006- 2007. Séminaire de L’ Angoisse de Jacques Lacan.

Cora Aguerre
5 de enero del 2018

Preludio 1 (descargar PDF)

La angustia presente

La angustia lo invade todo. Pero no todo es angustia. Hay fenómenos actuales que se presentan bajo la denominación del pánico y que se asocian a la angustia, no siempre con precisión. Son fenómenos disruptivos que provocan sorpresa, zozobra, incertidumbre y que tienen una particularidad: el estupor que producen es compartido por varios sujetos.

La característica común a estos acontecimientos imprevistos es que marcan una discontinuidad y, a la vez, una separación de aguas entre el discurso analítico y el discurso social.

El pánico, con sus fenómenos de terror, de espanto, de conmoción, se juega en el campo social, mientras que la angustia afecta solo al sujeto. Su desencadenante no es tanto un suceso de masas como un encuentro particular con lo real. Por eso Colette Soler, en su reciente curso sobre Advenimientos de lo real, escribe que ante el pánico el trabajo analítico se detiene (Soler, 2016, 11).

La fobia, en cambio, en tanto que modulador de la angustia a través de sus declinaciones, puede llegar a conformarse como síntoma analítico, permitiendo así una elaboración.

El pánico es un interruptor de la cura; la angustia, no impide continuar el tratamiento.

La Jornada de Escuela, de marzo de 2018, y el Encuentro Internacional de los Foros, de septiembre del mismo año, van a orientar sus trabajos sobre las emergencias de lo real, de las cuales la angustia ocupa un lugar princeps. Por efecto del azar, que es uno de estos emergentes, ambos eventos se van a desarrollar en dos lugares, Tarragona y Barcelona, que han sufrido recientemente atentados terroristas.

Más allá del azar, los analistas nos vemos interpelados cada vez más por la conmoción social que este tipo de acontecimientos producen, trátese del pánico de los atentados, trátese del pánico de los mercados. Al mismo tiempo, hemos de seguir atendiendo en nuestras consultas ese real que nos plantea la angustia.

Es el punto de volver a la lectura del Freud de Inhibición, síntoma y angustia (1926), que subraya el peligro –no el sufrimiento– como el punto central que divide el miedo del sujeto: exterior e interior. Ante el primero cabe la huida muscular; ante el segundo –el peligro interno causado por la excitación pulsional– no existe escape posible.

Leyendo desde Lacan el postulado freudiano, podemos sostener hoy que el peligro no responde exactamente a esa dicotomía, sino más bien a la del binomio los otros / el Otro. Pero la sorpresa es que ni el objeto que escribimos con a minúscula, ni el Otro que configura el lenguaje son exteriores al sujeto. Ya que el yo lleva en su seno el objeto a, y el propio sujeto no tendría existencia sin la presencia del Otro.

No estamos, por tanto, ante una dicotomía, sino ante la constitución éxtima del sujeto.

Tras la envoltura de lo Imaginario y el baño de lengua de lo Simbólico, lo Real está siempre a punto de emergencia

Eso es la angustia, lo que no engaña, lo que no se presenta sin objeto (Lacan, 1962 / 2006, 82), es decir, sin Otro.

Francisco Estévez
21 diciembre 2017

–––––––––––––––––––––––––––
Presentación

La angustia nos convoca para despertar como psicoanalistas: la angustia que lleva a un sujeto al análisis, la angustia que surge en ciertos pasajes de la cura, la angustia tras el atravesamiento del fantasma que encara su más allá para una conclusión. Nos convoca el acto analítico, a veces no sin angustia.

La angustia también nos convoca como ciudadanos-psicoanalistas, advertidos del horror de saber frente a lo real y su denegación sistemática en la cura y en lo social, para despertar en estos tiempos de pase entre un mundo donde los pilares que asentaban nuestra civilización ya no existen, socavados por el discurso capitalista y la tecno-ciencia, y otro que todavía no advino y donde se presiente la amenaza a los vínculos humanos y hasta a la propia vida.

Freud y Lacan evolucionaron en su manera de conceptualizar la angustia a lo largo de su enseñanza. Freud desde pensarla como acúmulo de líbido sexual que no encuentra descarga efectiva, hasta la conferencia La angustia y la vida instintiva (1931) donde concluye: “lo temido, el objeto de la angustia, es cada vez, la aparición de un instante traumático que no puede ser tratado según el principio del placer”, cuestionando la diferenciación que previamente había establecido entre angustia real y neurótica, entre peligro exterior e interior.

Lacan también hace su recorrido desde el Seminario X La angustia, definiéndola como el afecto que no engaña en la relación entre el sujeto y el Otro, y que surge ante la inminencia del acercamiento del deseo, enigmático en su goce, del Otro que me atrapa como objeto, hasta el Lacan de "La Tercera" donde formula “la angustia síntoma tipo de todo advenimiento de lo real” en "La Tercera", real sin el Otro, angustia de verse reducido a un cuerpo.

Todo un programa para revisitar la angustia y su papel central en la estructura del parlêtre.

Esperamos vuestra asistencia y participación para poder seguir pensando juntos la experiencia del anudamiento humano.

Blanca Sánchez Gimeno
Coordinadora de la Comisión Científica DEL de la Jornada de Escuela

Comisión científica
Blanca Sánchez (coordinación)
Cora Aguerre, Francisco Estévez, Gloria Fernández de Loaysa, Ana Martínez,
María Luisa de la Oliva.

Comisión de organización (FPT)
Isidre Bosch y Cristina Santiago (coordinación)
Clara Bernant, Franc Estévez, Graciela Gómez, Esther Jiménez, Araceli Luque, Francesc Masnou, Xavier Moriones, Isabel Osorio.

 

 

 

Programa Jornada de Escuela

en preparación
 
     
 

Asambleas

solicite información...

 
 
sede legal: c/ Oquendo, 5- 2º C
20004 San Sebastián - Donostia


ffcle@ffcle.es